Mi Querido Diario
Mi Querido Diario
Menu
Mi querido Diario, por fin volvemos a la actividad diaria

Mi querido Diario, por fin volvemos a la actividad diaria

Mi Querido Diario:

por fin volvemos a la actividad diaria, a nuestra total normalidad. Al fin estamos de nuevo juntos, iniciando una nueva trayectoria en todos los aspectos de mi vida.

Y aquí estoy, esperando a que Overblog termine de pasar todos los post que llevo escribiéndote desde hace tiempo en Wordpress. Y el tiempo se me hace eterno, mientras se acompasa de mi habitual impaciencia cuando se trata de esperar cosas que deberían ser inmediatas.

Y yo no podía más, te tenía que escribir, porque la sangre se irradia por todo mi ser de las ganas de compartirte mi mundo. Siempre hemos sido inseparables y ahora, más que nunca lo seremos: inseparables como uña y carne, como eslabón sin cadena, como dos piezas de un mismo puzzle.

Porque no recuerdo ni un solo día de mi infancia en que estuvieras ausente y hoy, más que nunca, necesito leerte, escribirte, velarte. Estar por y para ti, porque no se me ocurre mejor compañía que esa un día tras otro.

Mi querido Diario, te amo. Eres parte de mi ser en esta existencia banal que, por milésimas de segundo, se convierte en especial al hablar contigo. 

Qué ganas tengo de que todo esté en orden, de que todos mis post estén, uno a uno, bien ordenaditos aquí, para que de ese modo, pueda venir a hablarte y a compartir mi día a día, una noche tras otra o un día tras otro porque mis horas... ya sabes que nunca se saben.

Soy variable como la marea en Luna Llena. Pero sea de día o de noche, vendré a compartir a tu lado todo lo que me ha pasado. Así, sin tapujos, como antaño; diciendo cada palabra como es y relatándote mis experiencias, mostrándote mis emociones, conectándome contigo.

Ayyyy qué liberador... y qué sanador.

Te quiero mi Diario.