Mi Querido Diario
Mi Querido Diario
Menu
Mi querido Diario: Vivir de escribir ¿es posible? Si quieres ¡puedes! (la lucha por mis sueños de la niñez)

Mi querido Diario: Vivir de escribir ¿es posible? Si quieres ¡puedes! (la lucha por mis sueños de la niñez)

Hola mi querido Diario:

Hace tiempo que no venía a escribirte. Hoy tengo novedades, cosas que han cambiado en mi vida y de las cuales te quiero hacer partícipe.

Mi trabajo se está reestructurando por momentos, hay días en que pienso abandonarlo todo y vivir a mi libre albedrío, sin que nadie me diga nada y sin aguantar las chorradas de medio mundo; en otras ocasiones pongo los pies en la tierra, bajo de mis nubes y me doy cuenta de que todo gira alrededor de la economía en este mundo, lo cual me obliga a permanecer todavía en un trabajo que no quiero, en algo que ya no resuena conmigo.

Pero cada vez doy más pasos en la dirección correcta, cada día que pasa estoy más cerca de mi meta, que no es otra que dedicarme a mi creatividad, a lo que de verdad amo hacer, alejada de todo y de todos, en mi plena soledad creando, creando y creando sin parar; viviendo así en total plenitud, armonía y felicidad.

¿se puede vivir de escribir?

Cuánto anhelo esa soledad querido Diario, tú mejor que nadie sabes que vivo por y para la paz. La paz del Alma. Y que siempre he sido así: solitaria, alejada, llena de vida y color en mi interior y con un Alma que desborda creatividad a raudales. 

Y creo, honestamente, que ha llegado el momento de expandirla, de ser yo, de empezar a crear y olvidarme de procrastinar. Olvidar las tonterías que dicen sobre tener que trabajar por dinero, la seguridad, la estabilidad y todas esas pamplinas que no sirven más que para colapsar tu Alma de aquello que no quiere hacer y alejarte de tu verdadero sueño.

Se acabó. A partir de ahora voy a ser yo en toda mi esencia, voy a conectarme con mi niña interior y voy a luchar por lo que más quiero. Y pronto, muy pronto, estaremos VIVIENDO de nuestro sueño mi amado Diario, que no es otro que dedicarme a escribir, a hablar a los demás de nuestras experiencias, a relatar cosas que ayudarán a muchos en sus vidas y, en definitiva, a hacer mi sueño una realidad palpable.

Te quiero mi querido Diario.